El presidente de la Federación de Automovilismo de Las Palmas quiere comunicar a todo el colectivo del motor, que el objetivo sigue siendo sacar adelante los campeonatos 2020. «Todavía no tenemos fecha de inicio de la vuelta a la normalidad, pero cuando ésto ocurra queremos estar preparados al máximo para poner en marcha el automovilismo en Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria, desde el mismo momento en que las autoridades nos lo permitan», apunta Miguel Angel Domínguez.
 
En este sentido, sigue señalando el presidente, «no vamos a tirar la toalla antes de tiempo, queremos retomar la temporada desde que se pueda, aunque sean los últimos cuatro o tres meses del año». «Hay diferentes posibilidades que estamos viendo con los organizadores y las diferentes comisiones de la FALP, como alargar el curso hasta enero, fusionar dos pruebas en una,… Y sobre todo unidos, poniendo todos de nuestra parte para sacar este deporte adelante de la mejor manera posible».
 
Domínguez añade que «no todas las competiciones se podrán organizar, algunas ya han sido canceladas por sus propios organizadores y ya estamos mentalizados de que todo será mucho más complicado, pero tenemos que pensar en este deporte, en su capacidad para recuperarse, en los planes deportivos que ya estaban en marcha antes del estado de alarma por la pandemia del coronavirus, por las inversiones realizadas por varios equipos, patrocinadores y organizadores. Sin olvidarnos de un factor muy importante, como es el poder revitalizante que tiene cada subida y cada rallye, cuando llega a un municipio, pueblo o ciudad, aportando una dinámica económica y social positiva, que será tan necesaria para el futuro inmediato cuando se vuelva a la normalidad».
 
Desde la FALP  se trabaja día a día con las diferentes comisiones por videoconferencia, para tener todo listo para arrancar la temporada cuando esté permitido y en las condiciones que nos impongan las autoridades sanitarias.
 
El presidente sabe que hay otras opiniones en otras federaciones y algunos gestores automovilísticos, que prefieren dejar el 2020 en blanco. Pero estima Domínguez que debemos animarnos, «no se puede dar por perdida la temporada, tenemos que seguir esperanzados y dar también esa oportunidad para que sigan ilusionados pilotos,copilotos oficiales, prensa del motor y aficionados».