03 noviembre 2018

Una leve avería impidió a Domingo Ramos-José Batista acabar el ‘Maspalomas’

El soporte que sujeta los cables de la caja de cambios se partió en el transcurso del último tramo cronometrado, por lo que los del Mitsubishi Lancer Evo VIII se quedaron con las ganas de acabar este último rallye del año en la isla de Gran Canaria. Los grancanarios Domingo Ramos y José Batista volvieron a sufrir la cara amarga de este deporte. A los mandos del habitual Mitsubishi Lancer Evo VIII habían puesto todas las ganas en el Rallye de Maspalomas, puntuable para el campeonato regional, con el deseo de despedir por todo lo alto la temporada de rallyes en la isla de Gran Canaria. Una leve avería, vital al fin y al cabo, tiró por la borda el trabajo de dos intensos días de competición. “El soporte que agarra los cables de la caja de cambios se partió y no enganchaba ninguna velocidad, por lo que tuvimos que arrimarnos a un lado”, declaró Domingo Ramos desde el lugar de su abandono, ya en el último tramo cronometrado de un duro Rallye de Maspalomas. El de Suministros Santana Domínguez, ElectroMarket, Icamotor,
Mitsubishi Motors, Escamilla, Desguace El Cruce, Comercial SanRob, Taller Sur4, Adrián Automoción, Autobuses Moreno, Mika Tattoo, Bar Playa, Grúas Arguineguín, YHM Motorsport y MotorADiario.com, había mejorado sus sensaciones a lo largo del segundo día, siempre comparadas a las que tuvo durante la noche del viernes, pero reconocía que aún quedaba mucho trabajo por hacer en el área de las suspensiones. “Es cierto que en los tramos del sábado mejoramos algo respecto a la primera jornada, pero es tan cierto como que aún nos queda”, apuntó el campeón provincial de la temporada 2017. “Mi equipo trabajó durante toda la noche para solventar diferentes detalles, no han dormido nada, y por eso me sabe tan mal no llegar a la meta”, lamentó Domingo Ramos. “Acabamos así nuestra temporada, cuyo mejor saldo ha sido una victoria y un podio”, recuerda el grancanario, añadiendo que, “si hace dos temporadas nos dicen que un año malo incluye una victoria absoluta y un podio, lo hubiésemos firmado con los ojos cerrados”. En el Rallye de Maspalomas, Ramos-Batista fueron mejorando con el paso de los kilómetros, llegando a firmar un cuarto puesto absoluto en la segunda pasada por los más de 13 kilómetros de ‘Maspalomas-Fataga’, precisamente en el mismo escenario en el que realizaban un trompo en la pasada anterior. En el momento del abandono, la pareja del Mitsubishi Lancer Evo VIII ocupaba la séptima posición de la general, lugar del que se habían adueñado desde la segunda prueba cronometrada del viernes.