17 nov. 2018

El embrague dejó sin opciones a Adrián García y Raquel Ruiz en el Rallye Isla Tenerife

Los del Peugeot 208 T16 R5 no tuvieron suerte en el rallye de casa y una avería mecánica provocó su primer abandono de la temporada. Los del equipo Automotor – Pro4 Competición disputaron los tres primeros tramos del viernes y, a pesar de arrastrar el problema desde el inicio, se encontraban disputando las posiciones de podio de esta histórica prueba. Un problema en el embrague del Peugeot 208 T16 R5 ha dejado a Adrián García y Raquel Ruiz sin la posibilidad de sumar puntos en el Rallye Isla Tenerife, penúltima cita del calendario regional. Los de Automotor – Pro4 Competición llegaban a la prueba de casa después de cuatro podios consecutivos y apenas a 6,4 puntos del liderato del
certamen, lo que hasta ese momento era un fenomenal bagaje. “Desde el tramo de ‘Arico’, el primero de este rallye, detectamos que algo no iba bien”, recuerda el piloto apoyado por Automotor Canarias, APR Proveedor, Rimetal, Óptica Herradores y El Hotelito. “Desde ese momento empezamos a tener problemas de embrague y veíamos muy complicado acabar la prueba”, reconocía el campeón tinerfeño de rallyes de la temporada 2016. A pesar de ello, los del Peugeot 208 T16 R5 no tiraban la toalla y después de la primera especial de este ‘Isla Tenerife’, se lanzaban a por la siguiente, donde repetían posición. Era un hilo de esperanza cuando faltaba un tramo cronometrado para acabar la etapa. Pero en la siguiente prueba especial, con un buen porcentaje en ascenso, la pérdida de tiempo fue cercana a los dos minutos, cayendo a la décima plaza de la general. “Ese último tramo fue durísimo. Ya en el control stop de ‘Icor’ nos costó salir y en ‘Fasnia’ parecía que no llegaba nunca la línea de meta”, lamentaba el piloto tinerfeño. “Al llegar a Santa Cruz tuvimos que tomar el camino del abandono, un disco de un embrague que apenas lleva dos rallyes ha dado al traste con las ilusiones que teníamos puestas en esta prueba”, apuntaba el de Automotor – Pro4 Competición. “Podía haber sido un rallye diferente, lo teníamos bien preparado, se unía una meteorología cambiante y queríamos hacerlo bien ante los nuestros, pero a veces este deporte es ingrato”, explicaba el tinerfeño, que reconoce que aún queda un rallye para acabar la temporada: “es la prueba de máximo coeficiente y mientras las matemáticas no digan lo contrario hay que seguir probando suerte”. Adrián García y Raquel Ruiz tendrán la posibilidad de sumar su sexto resultado de la temporada –el máximo permitido por reglamento- en el Rallye Isla de Lanzarote que se celebrará en dos semanas. La prueba conejera, con coeficiente 1,5, decidirá el título 2018 con la suma de puntos más jugosa de todo el curso. Como en muchas de las pruebas de este año, el tinerfeño y la gallega afrontarán por primera vez esa cita, totalmente diferente al resto de las que conforman el certamen.